sábado, 6 de octubre de 2012

El señor García existió

Me sorprende -y me fascina- lo diferentes que son los detalles en los que se fija cada persona que lee un libro.

Laia_64, a punto de acabar la lectura de "Quédate en mi vida" (gracias por tus cariñosas palabras Laia, me alegro de que te esté gustando tanto) me envía una curiosa pregunta: ¿por qué -me dice- en una novela ambientada en Inglaterra, cuando los personajes van a la ópera, el tenor se llama García? ¿Por qué ponerle un nombre español?

Pues muy sencillo, Laia. Porque por chocante que te haya resultado el nombre al leerlo, el señor García existió. Y fue realmente él quien realizó la representación de Otelo en el King's Theatre el 10 de mayo de 1823.

Manuel del Pópulo Vicente García, más conocido como Manuel García, fue un cantante, compositor, productor de ópera, director de escena y maestro de canto español, y uno de los personajes más influyentes de la ópera del siglo XIX.


Nacido en 1775 en Sevilla, y ya muy famoso en el país, desde el año 1807 comenzó una serie de viajes por diferentes países que aumentaron su fama: Francia, Inglaterra, y sobre todo Italia, donde fue elegido por Rossini como tenor principal para el estreno de sus óperas Otello y El Barbero de Sevilla.

Precisamente esa fue la obra que representaba en Londres el 10 de mayo de 1823, el día en que los protagonistas de la novela acuden a esa representación. Manuel García, una estrella en Italia y Francia, ya había cantado en Londres en las temporadas 1818-1819, pero su estilo era tal vez demasiado "florido" para el gusto de parte de la crítica londinense, que discutía si esa característica era una forma de "disfrazar" algunos problemas vocales. Lo cierto es que a lo largo de 1822 Manuel García había tenido algunos problemas reales con su voz, y las dudas del público sobre en qué estado se encontraba eran legítimas. Tal vez por eso tuvo que aceptar, en esa temporada londinense a la que accedió tarde (del 10 de mayo al 6 de agosto) un salario muy inferior al que cobraba su partenaire, la soprano Violante Camporese, e incluso el otro tenor, Curioni. Pero no todos compartían estas dudas, por supuesto, y parte de la crítica valoró al día siguiente de manera positiva la representación. Sin embargo, no parece extraño que Anna Hurst se haga eco de las dudas sobre el estado de la voz del señor García, ¿no te parece?

A pesar de la gran trascendencia que tuvo en su momento, es un personaje algo desconocido por el gran público. Sin embargo, hay un dato con el que se hace mucho más reconocible a los ojos de todos: Manuel García fue el padre de la famosísima cantante María García, "la Malibrán"


¿Ese nombre sí te suena algo más, Laia? Un abrazo, y espero que disfrutes igualmente la novela hasta el final.

2 comentarios:

  1. Esos son los detalles que hacen grande una novela historica, mezclar la realidad con la ficcion. No se trata de enfundar a seres humanos en trajes de epoca y ya esta, sino de construir, dentro de un marco realista, una historia ficticia. No se si recuerdas a la discola Suzanne Townsend, la actriz que fue amante de Miles Parker. En una de las escenas en las que aparece ella, se hace mencion de un personaje ilustre al que ella conocio: sir Robert Peel. Cuando me dijeron "oye, este nombre me suena", tuve el placer de informar a esa persona que el senor Peel existio, fue primer ministro britanico y el fundador de la Scotland Yard. Y volvieron a preguntarme: "y no te resulta dificil cuidar tantos detalles?" , a lo que conteste: "ahi esta la magia de escribir historica. En aprender tu y ensenar algo a los demas con tus letras". Un libro no esta solo para entretener.
    Gracias por el dato acerca de este artista antes completamente desconocido para mi. Asi cuando tenga "Quedate en mi vida" en mis manos, vere la escena con otros ojos.

    Un abrazo y perdona las faltas ortograficas, escribo "from an english teclado", jaja!!!

    ResponderEliminar
  2. Claro, Miranda. A mi me encanta encontrarme ese tipo de menciones en los libros. Al leer el nombre de Peel sabía que era real. En muchos libros situados en la época se menciona a Wellington, pero ¡había vida más allá de él!, ¿verdad? Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por animarte a comentar